miércoles, 21 de junio de 2017

Sería un sueño cumplido que algún día se clasificara a mi libro como uno "elefantiásico". Claro que el tamaño físico debería tener un correlato directo con su calidad narrativa, pero habría que escuchar el veredicto del público lector. Mi hermano comenzó una relación con una mujer que admiro y siento deseos de descorchar un champagne en sus nombres.

martes, 20 de junio de 2017

La ilusión que avanza y retrocede, las lágrimas devoradas se contraponen a los suspiros de esperanza recreada. Eso es tierno. Envidio profundamente a aquellos que pueden mantener la alegría y a quienes no albergan arrepentimientos. Estoy feliz porque voy a intentar algo más para dormir bien y que tal vez dé resultado.

lunes, 19 de junio de 2017

Me equivoqué.
Me equivoqué.
Me equivoqué.
Me equivoqué. Será que debo sólo atar cabos.

domingo, 18 de junio de 2017

Esta madrugada desperté de una pesadilla gritando; este año me ocurrió varias veces ya. Nuevamente presento bruxismo. Comienzo a temer por la energía que me queda y la pérdida de mis márgenes. Cuando me abruman las preocupaciones me refugio en el recuerdo de las palabras de quien en 2015 me ayudó a abrir los ojos y me escuchaba. ¿Ya es enero-18?

jueves, 15 de junio de 2017

Hoy me dijeron que me parezco a Britney Spears y no sé si eso es bueno o malo. Ayer el karma me molió a palos y hoy me acarició la espalda; comienzo a odiarlo. Las pastillas de Valeriana me hicieron padecer estas dos últimas noches, así que son un recurso menos. Cuando estoy de buen humor, me parece increíble que haya gente que no me soporta.

martes, 13 de junio de 2017

Hoy leí un texto que aseveraba que vivir consiste en luchar a diario contra las fuerzas del Destino que nos ponen de rodillas. Qué desalentador y certero. ¿Cómo llegamos a eso? ¿Cuántas personas se han hecho esta pregunta patética y no se la han podido responder? Hoy intentaré dormir con ayuda de una píldora de algo llamado Valeriana.

lunes, 12 de junio de 2017

¿Qué puede ser un mayor absurdo que el escritor al que no le gusta leer? Contra toda mi lógica, yo lo era. Escribí un libro enorme cuando no me gustaba leer en lo absoluto. Creo que tengo el derecho, así, a afirmar, y sin temor a equivocarme, que aquellos que siguen creyendo que leer es aburrido o complicado, todavía no han encontrado la respuesta a la pregunta que deberían hacerse: ¿A dónde quiero ir? ¿Quién quiero ser? ¿Qué sueño quiero tener si cierro los ojos? Un libro es una puerta; debemos abrir la que nos conduzca al sitio que queremos habitar. Simple como eso.