miércoles, 10 de mayo de 2017

Me atemoriza pensar que las virtudes estén ancladas a los demonios y que, por ende, librarme de mi enemigo me quite lo único que me provee de identidad. Desearía vivir en Estados Unidos para decir la palabra fuck. Hay personas comunes cuya maldad no se repliega ni ante una nena con parálisis cerebral y que, en adición, trabajan en una escuela. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario