jueves, 11 de mayo de 2017

Por esas falsas casualidades de los dados que tienen espíritu propio, hoy escuché las palabras de una mujer cuya hija fue asesinada hace muy poco tiempo, un tiempo que será tan fugaz como eterno hacia el último de los horizontes. Se trata de un femicidio que yo pude ver a través de un vidrio esmerilado hace dos años sin darme cuenta. El abismo entre su vida y la mía es minúsculo. No me importa excederme de mis cuatro renglones... Había decidido que mi próximo libro iniciara con una frase que no es de mi autoría, sino de mi hermano y que traeré de regreso ahora: "El mundo es un lugar horrible donde ocurren cosas maravillosas".
Y lo es.

2 comentarios:

  1. Texto muy duro, pero lamentablemente es la realidad q nos toca vivir en estos tiempos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El infierno está a nuestro alrededor y debajo de nuestros pies. Gracias, como siempre, por respaldarme y acompañarme en estas pequeñas declamaciones. Me ayuda mucho. Abrazo enorme.

      Eliminar