jueves, 18 de mayo de 2017

Tengo la teoría de que la respuesta a todas las preguntas se halla precisamente en el sitio del que todos huimos. Me refiero a la muerte. Dedicamos décadas, toda nuestra vida, a escapar de su eco como si fuera lo peor que pudiese ocurrirnos, pero creo que ella es la clave. Cuando la conozcamos, sabremos la verdad. No sería raro; la historia humana siempre ha sido tan lógica como absurda. Tendría sentido que nuestras mayores incógnitas tuvieran solución en aquello que hemos repugnado obsesivamente desde que el Sol salió para nosotros por primera vez.

1 comentario:

  1. Algunas de esas ideas locas profesaba Einstein... Yo creo lo mismo!

    ResponderEliminar